Los tipos de manchas en la piel

Hay un momento clave en el año en el que parece que prestamos más atención a las manchas de la piel. Suele ser el final del verano, en el que los excesos de sol pasan la factura. Pero no es el único al que hay que prestar atención. Las manchas tienen un ‘time line’ muy variado bien sea por excesos, por fallos auto inmunes, alteraciones hormonales o factores genéticos. Te explicamos al detalle qué tipo de manchas hay, cómo diferenciarlas, cómo identificarlas y cómo saber si pueden entrañar riesgos o son meras molestias estéticas.

Todas ellas suponen una pigmentación cutánea, bien más clara o más oscura. Así que la primera clasificación global de las manchas en la piel sería esta: por hiperpigmentación o por hipopigmentación.

Las primeras manchas, hiperpogmentación, por una sobreproducción de melanina, es decir, provoca manchas oscuras en la piel. Las segundas, hipopigmentación, por lo contrario, provocando manchas claras. Ni las pieles oscuras ni las pieles claras son el foco directo de ninguna en concreto, pero sí son más sensibles a unas u otras. Presta atención, porque vamos con las primeras.

Manchas por hiperpigmentación

BIOTHERM conoce todos los tipos de manchas que puede sufrir la piel. Por ello trabajamos una línea de cremas para las manchas que te ayudarán a combatirlas.

Pecas o efélides

Comunes y fáciles de reconocer. Son las manchas en la piel de pequeño tamaño y de color marrón, por microlesiones por la acumulación de pigmento. Son más comunes en las pieles claras y su único problema es estético. Es decir, no suponen riesgos para la salud.
¿Por qué salen? Hay dos responsables: o bien una mutación genética en el cromosoma 4 o bien, el sol.

Lunares o nevus

Son neoformaciones de melanocitos. Es decir, cuando los melanocitos se “amontonan”. Son planas aunque pueden presentar relieves y tienen distintas tonalidades. Desde marrones, pardos o negros y pueden aparecer desde el nacimiento o surgir con el paso del tiempo. Suelen ser de forma circular pero también pueden variar su tamaño, incluso cambiar su color y su textura. Y por supuesto necesitan revisión obligatoria por parte del dermatólogo pues muchas de las manchas pueden ser peligrosos y evolucionar a un melanoma.

Su origen: o bien congénitos, es decir, desde el nacimiento -aunque es poco frecuente- o bien por factores hormonales. De ahí que la pubertad y el embarazo sean dos momentos en los que los lunares aparecen con mayor frecuencia.

Manchas en la piel por edad o lentigo simple

Otro tipo de manchas oscuras en la piel, más pequeñas, marrones, parecidas a las pecas, a veces más grandes y parecidas a una lenteja. Su tamaño, hasta los 2 cm. Suelen ser buenas pero poco estéticas, aunque tras su aparición conviene que un dermatólogo las revise para descartar riesgos.

¿Qué las provoca? Una alteración hormonal que puede acentuarse por exposiciones solares excesivas y otras fuentes de luz ultravioleta son los principales responsables.

Manchas solares o léntigo solar

Estas manchas en la piel, también tienen forma de lenteja, son muy similares a las manchas de la edad pero su razón es el sol. Son planas pero con el borde muy nítido y marrones claras. Pueden confundirse a veces con las pecas por su tamaño y lo primordial para evitar su aparición es la protección solar alta.

Su origen: El mismo que las manchas de la edad.

Melasma o paño

Son alteraciones que se dan sobre todo en las mujeres (en torno a un 90% de los casos son femeninos). Son variaciones planas, irregulares y pardas. Su aparición suele surgir cuando la mujer está embarazada (no siempre) y suelen ser melasmas temporales que se resuelven después del parto. Si tras dar a luz persisten las manchas oscuras en la piel, pasan a ser un melasma como tal y dentro de ella existen tres tipos:

Melasma epidérmico. Cuando la melanina se concentra en la base de la piel. Se le reconoce por tener los bordes muy delimitados y suelen aparecer por la parte central del rostro.

Melasma dérmico. Cuando la melanina se concentra en los niveles superficiales de la piel. Tienen los bordes más difuminados y aparecen en la parte de los pómulos.

Melasma mixto. Cuando mezcla las características de los dos anteriores.

Origen: Además del embarazo, otras razones pueden provocar la aparición del melasma. Entre ellas, los anticonceptivos orales también son disparadores de melasma.

Pero, ¿qué pasa cuando sucede una hipopigmentación y las manchas en la piel pasan de ser marrones, a blancas? Puedes encontrar las siguientes.

Vitíligo

Aparece en las personas con la piel oscura con más frecuencia y esto ya no es una mancha sin más, sino una enfermedad. Te sonará por la modelo Winnie Harlow, que ha hecho de su enfermedad su principal foco positivo. Son parches blancos perfectamente delimitados de gran tamaño y aparecen en el rostro (boca, nariz, párpados) pero también en el resto del cuerpo. Puede aparecer a cualquier edad, no es contagioso y su problema es simplemente estético, porque no conlleva ningún riesgo más, ni dolor o picor.

La razón de su aparición: un fallo del sistema auto inmune aunque también puede originarse por un factor congénito.

Pitiriasis Alba

Aparecen desde la infancia y es de las manchas en la piel más comunes, sobre todo en los niños de piel más oscura, en la zona de la cara y cuello. Pueden desaparecer con el tiempo y tan sólo requieren de un cuidado fundamental: la hidratación de la piel de forma continua.

¿Por qué surgen? Pueden causarlas desde el propio clima (verano o climas muy húmedos) a agresiones químicas como los perfumes que tienen algunos cosméticos o detergentes.

Ahora ya sabes un poco más acerca de los diferentes tipos de manchas de piel que hay y cómo se originan.