¿Cuándo y cómo aplicar una mascarilla para la cara?

Probablemente hayas sucumbido al éxito de las mascarillas para la cara o al menos las has probado alguna vez. Y es que el boom de este producto en el mundo de la belleza no es algo casual. La acción concentrada de este tratamiento viene muy bien para reforzar tu rutina diaria facial y conseguir así una piel impecable y saludable. Pero, admítelo, ¿cuántas veces te aplicas la mascarilla a lo largo de la semana/mes? ¿Sabes cuándo usarlas dentro de tu ritual de belleza? ¿Y cuál es la más adecuada para tu piel? Si no puedes contestar a todas estas preguntas, no te preocupes, que vamos a sacarte de dudas.

Si quieres ver resultados reales en el cuidado de tu piel, debes ser constante. Esa es la clave. No basta con seguir dos regímenes diarios de belleza (mañana y noche). A esto hay que añadirle una rutina semanal para tratamientos especiales. Tómatelo como una tarea más de la semana y asígnale días específicos a estos tratamientos para no olvidarte de ellos. Por ejemplo: martes = exfoliación, miércoles y domingos = mascarilla para la cara. Porque sí, este producto debes usarlo una o dos veces por semana para mejorar el aspecto de tu piel.

Aplicación y consejos de uso

Una vez establecidos los horarios para tus rituales de belleza, toca conocer cuándo debes aplicar la mascarilla facial, es decir, en qué paso de tu rutina debes introducirla, porque todo tiene su proceso y para que los productos causen el efecto deseado sobre la piel hay que aplicarlos de menor a mayor densidad.

En ese sentido, la mascarilla para la cara se usa después de la limpieza facial y el tónico, y antes del sérum, la crema hidratante y el contorno de ojos. De esta forma garantizarás unos resultados espectaculares.

Solo tienes que extender una fina capa sobre la piel recién limpia y tonificada, desde el centro de la cara hacia los extremos, y termina con un pequeño masaje con movimientos ascendentes en el cuello. Por la mañana, notarás la piel más tersa y brillante.

¿Qué mascarilla para la cara es mejor para mi piel?

Detox, hidratante, reparadora... existen en el mercado tantas como necesidades puede tener nuestra piel a lo largo del año. Porque no todos los rostros son iguales ni necesitan los mismos mimos en el mismo momento. Y es que ¿te has planteado que quizás no estás utilizando la mascarilla que tu piel necesita realmente?

Piel urbana y con poros abiertos: mascarilla détox

¿Vives en la ciudad y últimamente notas tu rostro apagado, con más granitos de lo normal? Tu piel se siente asfixiada y está pidiendo a gritos un tratamiento détox capaz de eliminar las impurezas de la contaminación urbana, minimice los poros y le devuelva la luminosidad perdida.

Una mascarilla para la cara desintoxicante como Skin Oxygen Wonder Mud, enriquecida con arcilla mineral Rahassoul (que absorbe la grasa) y extracto de microalga antioxidante astaxanthin (que potencia la luminosidad). Su textura de arcilla no reseca y actúa solo en tres minutos. Tiene una textura aterciopelada e incluye semillas de albaricoque para una exfoliación suave. En tan solo 3 minutos, sientes la piel más suave, limpia y lisa.

Puedes aplicarla en todo el rostro dos veces a la semana, para conseguir una piel radiante y limpia, en la zona T cada dos días o solo en las mejillas para aplicar luz en ocasiones especiales.

Piel apagada y extra seca: mascarilla nutritiva

¿Quién no necesita en ocasiones un extra de hidratación? Si notas la piel tirante y con falta de luminosidad, es el momento de aplicar una mascarilla nutritiva para restablecer los niveles óptimos de hidratación y aportarle un extra de luminosidad. Y el mejor momento para hacerlo sin duda, es por la noche. Mientras dormimos, nuestra piel está más despierta que nunca. La regeneración es más rápida y la piel trabaja más, por lo que la pérdida de hidratación es cuatro veces mayor.

Aquasource Everplump Night de Biotherm es una mascarilla reparadora para dormir que aprovecha los momentos en los que la piel está más activa para repararla y regenerarla con la ayuda de Life Plankton y extracto de algas cultivadas en la oscuridad del océano, un poderoso energizante. Este tratamiento efecto relleno tiene una textura en gel de última generación que se adapta a la piel para formar una segunda barrera cutánea que ayuda a mantener la hidratación durante toda la noche. Al despertar, la piel recupera su forma, se siente regenerada y rellena además de intensamente hidratada.

Piel dañada y con rojeces: mascarilla reparadora

¿Hay ocasiones en que tienes la sensación de tener el cutis... saturado? ¿Con rojeces, tirantez, sensación de desconfort, apagado? Es una sensación parecida a la que provoca la exposición prolongada al sol (cuando no has usado suficiente protección). Para esos momentos, necesitas una mascarilla para la cara que repare los daños de tu piel y te devuelva la sensación de luminosidad y suavidad.

La mascarilla Life Plankton™ te ofrece una ayuda extra para reparar los daños de los agentes externos (el sol, el aire, la sequedad del ambiente...). Este gel refrescante está enriquecido por Life Plankton de las fuentes termales puras del sur de Francia. Un auténtico activo revulsivo para la piel que funciona durante la noche para amanecer con una piel suave y resplandeciente a la mañana siguiente. Puedes usarla dos veces por semana.