¿Humectante o hidratante? ¿Qué crema me compro?

Lo primero que tienes que saber es cómo es tu piel.
Y, cuando lo tengas claro, darle los cuidados que necesita y que merece. Vamos a ponértelo fácil.

La base de la belleza es lucir un rostro sano y luminoso, hidratado, con aspecto jugoso. Y sabemos que conseguirlo no siempre es fácil. La clave está en darle en cada momento lo que necesita. Para ello, has de elegir el producto adecuado. Tranquila, no vamos a meterte un rollo enorme sobre ingredientes, nutrientes..., basta con que entiendas las claves que exponemos a continuación. Prometemos ser claros.

Lo primero que debes hacer es entender la diferencia que hay entre hidratación y humectación. Esto te ayudará a identificar las necesidades de tu piel en cada momento. La piel que está perfectamente hidratada y humedecida se muestra más fuerte y resistente ante la agresión de los factores ambientales, además de tener un aspecto más sano y radiante.

Humectante vs. Hidrantante

Y ahora toca entender qué hace cada una de estas cremas. Una crema humectante ayuda a reponer los aceites naturales de la piel, mientras que una crema hidratante proporciona a la piel el agua que necesita. En otras palabras, la piel seca no produce los suficientes aceites naturales para mantener su nivel óptimo de humedad y necesita que se los aportemos, mientras que una piel deshidratada pierde agua de forma excesiva y lo que necesita es hidratación.

Ten en cuenta que la piel seca es un tipo de piel mientras que la deshidratación suele ser una afección temporal que puede tratarse con relativa facilidad y aparece como resultado de la acción de factores externo.

Una vez que sabemos distinguir entre sequedad y deshidratación, ya podemos poner en práctica la rutina de belleza que mejor se adapte a nuestras necesidades. 

Cómo sé que mi piel es seca

Las pieles secas se caracterizan por la aparición de cualquiera de estos síntomas o por la combinación de varios de ellos: tacto áspero, picor, descamación, aspecto agrietado, tono ceniciento, enrojecimiento y sensación de tirantez. Las cremas humectantes son aptas para todo tipo de pieles, pero están especialmente indicadas para este tipo de pieles.

Cuándo usar una crema humectante

Cuando tu piel es o está seca, una crema como Blue Therapy Multi Defender Piel Seca SPF25 es tu mejor opción. Su fórmula innovadora proporciona reparación y protección contra los aceleradores de la edad, los agentes contaminantes y los rayos UV. Además, evita la evaporación de agua, favorece la captación de agua necesaria para la piel y contiene extracto de Alga de la Juventud™, un componente activo c que combate las manchas oscuras, las arrugas y la falta de firmeza.

Para la noche, lo mejor es una crema humectante con mayor textura. Prueba con Blue Therapy Cream-in-Oil, con aceites de origen y una fórmula ultra-fresca de rápida absorción.

Cómo sé que mi piel está deshidratada

Las pieles deshidratadas suelen tener un aspecto reseco y cuarteado. Si te pellizcas suavemente y notas que tarda un par de segundos en volver a su estado natural, es que tienes un problema de deshidratación.

Cuándo usar una crema hidratante

Siempre. Independientemente de si tu piel está deshidratada o no, recuerda que una crema hidratante debe ser un elemento básico dentro de tu rutina de belleza, ya que seguir una dieta equilibrada y beber mucha agua no es suficiente para mantener la piel hidratada en todo momento. En las pieles normales es importante mantener los niveles de hidratación y adoptar medidas que prevengan la deshidratación con productos como Aquasource Gel, una crema hidratante de aplicación diurna ideal tanto para las pieles normales como para las deshidratadas.

Enriquecida con Life Plankton™ y manosa, proporciona hasta 48 horas de hidratación intensa sean cuales sean las condiciones. Si quieres una ayuda extra, te recomendamos Aquasource Night Spa antes de acostarte, la experiencia definitiva para reponer los niveles de hidratación mientras duermes.

Recuerda que una rutina de belleza eficaz debe incluir una crema hidratante y otra humectante. Aunque humedad e hidratación son dos cosas distintas suelen trabajar juntas para sacarle el máximo partido a tu piel.