Trucos para mantenerse joven a partir de los 30 años

A partir de los 30 suelen aparecer los primeros signos de edad, pero eso no significa que pierdas tu juventud. Te enseñamos los cuidados de la piel a los 30 años para seguir disfrutando de tus mejores años con un aspecto fresco y sano.

Llegar a los 30 no implica, necesariamente, dejar de disfrutar de tu juventud como lo hacías a los 20. Todo es cuestión de actitud. Pero lo cierto es que, a partir de esta década, la piel empieza a sufrir algunos cambios asociados al paso del tiempo. Porque sí, el proceso natural de envejecimiento comienza a finales de los 20 y principios de los 30 coincidiendo con la disminución en la producción de colágeno. Si no quieres que los primeros signos de la edad te arruinen tu espíritu joven, pon en práctica los siguientes consejos de belleza para seguir manteniendo tu aspecto más fresco.


  • 1. Incorpora un contorno de ojos en tu rutina de belleza

  • Puede que nunca antes hayas utilizado este producto e, incluso, creas que no lo necesitas. Sin embargo, llega un momento en que hidratar esta zona del rostro tan sensible se convierte imprescindible. Y es que es la primera zona en mostrar los signos de la edad. Por eso debes incorporar un sérum anti-envejecimiento en tu rutina de belleza. Blue Therapy Eye Opening Serum, por ejemplo, cuenta con un aplicador con punta en forma de perla que ayuda a realzar los párpados, descongestionar las bolsas y suavizar las arrugas.

  • 2. El sérum será tu mejor aliado

  • Los tratamientos de belleza cambian por completo cuando entras en la treintena. Si antes tu mayor preocupación era hidratar la piel, a partir de esta década debes prestar más atención a zonas específicas del rostro. Para eso, deberás apoyarte en los sérums. Mientras que las cremas humectantes sirven para cuidar los distintos tipos de piel -grasa, normal o seca-, el sérum trata una condición determinada que tiene la piel en un momento dado -arrugas, pigmentación, deshidratación-. Este producto combate las arrugas, las manchas oscuras y la pérdida de firmeza de la piel.

    Los productos estrella a partir de los 30 años son: contorno de ojos, sérum, solares y crema anti-edad.

  • 3. Utiliza un protector solar a diario

  • Mira que tu madre te lo advirtió. Los excesos del sol durante la veintena empiezan a pasar factura a partir de los 30. Pero aún estás a tiempo de corregir este error. Para prevenir mayores daños en tu piel es fundamental que utilices un protector solar todos los días. De hecho, un estudio ha demostrado que la principal diferencia entre una piel joven y otra envejecida es la cantidad de tiempo que han estado expuestas al sol. Y es que una exposición prolongada al sol provoca la pérdida de colágeno y elastina.

    Si no quieres estar todo el día con esa sensación pringosa que aportan los solares, utiliza una crema hidratante con protector solar, como Aquasource SPF15. Esta crema está compuesta, además, por un agente anticontaminación y vitamina E, conocida por sus propiedades antioxidantes.

  • 4. Mejora la hidratación de tu piel

  • Muchos de los signos de la edad que aparecen en esta década es por la pérdida de volumen de la piel. A medida que envejecemos, nuestras reservas de colágeno y elastina se van reduciendo, facilitando la aparición de arrugas. Esto se puede prevenir si cambiamos nuestra forma de hidratar las células cutáneas. Olvídate de las cremas hidratantes normales, es hora de pasar a las cremas antiarrugas, como el gel Aquasource Everplump, que contiene el doble de componentes activos que una crema hidratante normal, gracias a su contenido en Blue Hyaluron, Life Plankton, glicerina y adenosina. Mantiene la piel hidratada y reduce las líneas de expresión.