¿Cómo cuidar la piel seca en invierno?

Todos los inviernos se publican lo que parece un sinfín de artículos dedicados a tratar la piel seca y descamada, pero ¿qué pasaría si directamente pudieras evitar sufrirla? No, ¡no te estamos sugiriendo que dejes tu trabajo y te dirijas a alguna isla tropical a miles de kilómetros! Estamos hablando de eludir la piel apagada y deshidratada con la ayuda de algunos sencillos #winterskinhacks y una crema facial hidratante intensiva.

Baja la temperatura

Lavarte la cara con agua caliente puede ser muy agradable después de un rato pasando frío afuera, pero también puede despojar a la piel de su grasa natural. Para evitar esa sensación tirante y áspera que suele acompañar a la piel deshidratada, reduce la temperatura del agua del grifo y lávate la cara exclusivamente con agua tibia: ¡tu piel estará igual de limpia y mucho mejor gracias a eso!

Sé rápida

No esperes a que tu cara se haya secado del todo para aplicar la hidratante, ya que la piel es más permeable cuando está húmeda, así que tus productos hidratantes serán más efectivos en ese momento crucial. Con una toalla suave (reservada exclusivamente para la cara), sécate delicadamente y sin frotar y, a continuación, pasa a aplicar tu ritual de cuidados faciales mientras la piel está todavía húmeda.

Mima tu piel

Por supuesto, una de las mejores maneras de reponer los niveles de hidratación de la piel seca en invierno es aplicar una hidratante facial todos los días sin excepción. La crema para piel seca de Aquasource proporciona una hidratación duradera en forma de un suntuoso gel cremoso formulado con Life Plankton™ reparador y regenerador. Aplica una dosis sobre la piel recién limpia y después del tónico, masajeándola con ambas manos sobre tu piel deshidratada. Realiza movimientos circulares desde el centro de la cara hacia fuera, terminando en el cuello. Disfruta de la sensación de una piel calmada y nutrida y admira el brillante resplandor natural que deja.